Laboratorios de calibración acreditados

En México entre las diversas leyes y reglamentos que existen, se encuentra la Ley Federal sobre Metrología y Normalización (LFMN) y su reglamento. Dicha ley como su nombre lo indica establece las directrices a seguir a nivel nacional en temas relacionados con la normalización, la Metrología, la evaluación de la conformidad y temas relacionados.

laboratorios-de-calibracion-acreditados

En el artículo 3° de dicha ley se encuentran varias definiciones de interés entre las cuales está la definición de acreditación como el acto por el cual una entidad de acreditación (En México actualmente solo se cuenta con la entidad mexicana de acreditación, ema A. C.) reconoce aspectos de gran relevancia como son la competencia técnica y la confiabilidad de las unidades de verificación, organismos de certificación, laboratorios de prueba y laboratorios de calibración. Dentro de este último rubro de los laboratorios de calibración acreditados se encuentra Masstech S.A. de C.V. quien ofrece a sus clientes servicios de calibración y medición en tres diferentes áreas: temperatura (Acreditación T-138), masa (Acreditación M-80) y la más reciente en mediciones especiales (ME-20), pero ¿Qué importancia tiene para la industria el contratar un servicio con un laboratorio acreditado? Pues bien, cuando un laboratorio es capaz de presentar su oficio de acreditación está comprobando que se ha sometido a un proceso de acreditación en donde personal altamente calificado (algunas veces del propio centro nacional de metrología CENAM) ha comprobado que el laboratorio cumple con los diferentes requisitos para demostrar que cuenta con la competencia técnica para ofrecer a sus clientes resultados confiables al realizar el servicio de calibración, calificación o caracterización por el cual se le contrató.

La norma en la cual están establecidos los diferentes requisitos generales para que el laboratorio demuestre su competencia es la norma internacional ISO/IEC 17025:2017 o su equivalente mexicana, la norma NMX-EC-17025-IMNC-2018. Todos los laboratorios de calibración acreditados cumplen con los requisitos, cuya estructura se describe a continuación:

  • Una introducción.
  • Apartado en donde se establece el objetivo y campo de aplicación (apartado uno).
  • Apartado dos, en donde se establecen referencias a otras normas que se deben consultar.
  • El apartado tres donde se establecen una serie de términos y definiciones relevantes para la correcta comprensión de la norma.
  • Cinco diferentes apartados (número cuatro a ocho) donde se establecen requisitos relacionados con diferentes aspectos que debe contemplar el laboratorio dentro de sus operaciones como son la imparcialidad, la confidencialidad de la información, la estructura (legal, de organización, alcance de las actividades, etc.), el personal, las instalaciones y condiciones ambientales, el equipamiento (donde entran los patrones y equipo de medición utilizados para ofrecer el servicio) la trazabilidad metrológica, los productos y servicios suministrados externamente, la revisión de las solicitudes ofertas y contratos (que está relacionado con analizar la información que proporciona el cliente o solicitante del servicio para evaluar que en efecto se le puede proporcionar), la selección, verificación y validación del método, el muestreo, la manipulación de los ítems de calibración (es decir de los instrumentos), los registros técnicos, la evaluación de la incertidumbre de medición, el aseguramiento de la validez de los resultados, los requisitos para los informes de resultados (o certificados de calibración), las quejas, el trabajo no conforme, el control de los datos y la gestión de la información y finalmente el apartado ocho donde se establecen todos los requisitos por tener en cuenta en el sistema de gestión de la calidad establecido por el laboratorio de calibración (donde se contemplan aspectos como el control de documentos, las auditorías internas, la revisión por la dirección, etc.).

Los laboratorios de calibración acreditados han establecido un compromiso por cumplir con los requisitos plasmados en la norma ISO/IEC 17025:2017 y sobre todo tendrán como objetivo garantizar la fiabilidad de los resultados entregados a sus clientes en cuanto a los instrumentos calibrados, lo anterior implica que, al contratar los servicios de un laboratorio de calibración acreditado se puede tener la entera confianza en que dicho laboratorio considera todos los aspectos establecidos por la norma al momento de prestar el servicio y de que lo anterior ha sido comprobado y avalado por una organización independiente (la ema) quien ha sido la que comprueba lo anterior y ofrece al final del proceso el oficio de acreditación.

El oficio de acreditación que entrega la ema a los laboratorios de calibración acreditados consta principalmente de tres partes: el oficio de acreditación (Diploma) en el cual se menciona el nombre del laboratorio a quien se ha otorgado la acreditación, la dirección, el área, el número de acreditación, etc. El anexo técnico en donde se enlistan el nombre de las personas que fungen como signatarios autorizados (personal técnico –apartado 6.2 de la norma– que han sido propuestos por el laboratorio y autorizados por la ema para firmar los certificados de calibración y respaldar los resultados) y por último la tabla CMC (o tabla CM para los laboratorios acreditados en el área de mediciones); donde se pueden encontrar los datos técnicos de alcance, patrones y contribuciones de incertidumbre del laboratorio en cuestión.

Se puede consultar el directorio de los diversos laboratorios de calibración acreditados por área o por ubicación geográfica en la página de internet de la ema o, si resulta más sencillo se puede solicitar esta información directamente al laboratorio que se contrató para realizar el servicio de calibración o medición. Un laboratorio de calibración puede estar trabajando bajo los lineamientos establecidos en la norma ISO/IEC 17025:2017; sin embargo, mientras que no enfrente el proceso de acreditación y obtenga el oficio de una entidad que lo respalde no podrá demostrar de forma rápida y clara a sus clientes que efectivamente cumple con los requisitos de dicha norma y, lo más importante, que ofrece resultados confiables en sus servicios. Inclusive cuando alguna industria no logra localizar un laboratorio que ofrezca los servicios en el área, alcance o con la exactitud requerida debería preferir los servicios de un laboratorio acreditado (aunque el servicio específico no se ofrezca con la acreditación) ya que, al contratar los servicios de un laboratorio acreditado es altamente probable el laboratorio cuente, a su vez, con la calibración de los instrumentos y equipos que utilizará, que se ocupa del desarrollo de competencias del personal y, de que, en general cuide varios aspectos que son de suma relevancia al momento de ejecutar el servicio. Regularmente el laboratorio informara al cliente sobre su alcance de acreditación y la capacidad que tiene de ofrecer o no un servicio durante la etapa de revisión de la solicitud, la oferta o el contrato (apartado 7.1 de la norma).